CGE

31/07/2020

Evaluación nacional del proceso de continuidad pedagógica

El Ministerio de Educación de la Nación presentó los informes preliminares: el 95 % de los hogares recibió propuestas pedagógicas de la escuela en el período de aislamiento social.

Evaluación nacional del proceso de continuidad pedagógica

La evaluación nacional relevó el estado de situación de la educación en el marco del aislamiento social y se analizaron los procesos de continuidad pedagógica con el objetivo de generar estrategias y evidencias para la toma de decisiones, la planificación del retorno a clases presenciales y la reorganización de las actividades educativas, en el marco de la responsabilidad que tienen el Estado nacional y los estados jurisdiccionales para garantizar el derecho a la educación.

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, presentó los resultados de los dos primeros informes preliminares de la Evaluación Nacional del Proceso de Continuidad Pedagógica a los ministros de las 24 jurisdicciones, cuyo objetivo es generar información detallada sobre la respuesta del sistema educativo argentino en el contexto de la emergencia sanitaria por la COVID-19.

Los informes muestran resultados preliminares de dos componentes de la evaluación. Como parte del relevamiento, se realizó una encuesta en línea a una muestra representativa de 5387 directivos de todo el país y encuestas telefónicas una muestra representativa a 2658 hogares con niñas, niños y adolescentes en edad de asistir a la educación obligatoria.

  • Todas las escuelas llevaron adelante propuestas de continuidad pedagógica y el 95 % de los hogares recibió propuestas pedagógicas durante todo el período de aislamiento social, preventivo y obligatorio.
  • 3 de cada 4 directivos señala que la escuela mantuvo contacto con los estudiantes más de una vez por semana y 9 de cada 10 tuvo contacto al menos una vez por semana.
  • Solo un 10 % de los estudiantes tuvo contacto dos o tres veces por mes o no tuvo contacto, algo común o transversal a todos los niveles.
  • Los estudiantes dedicaron 10 horas semanales en promedio a las actividades escolares; 6 de cada 10 reciben tareas diariamente y devoluciones docentes o con recepción de tareas dos o tres veces por semana.
  • Los porcentajes de uso de los cuadernos de la serie Seguimos Educando alcanzaron su nivel más alto en los hogares de mayor vulnerabilidad (41 %) y desciende progresivamente hasta alcanzar en su menor valor entre los hogares menos vulnerables (18 %).
  • El 91 % de los hogares que utilizaron los cuadernillos impresos tuvieron una valoración positiva sobre los mismos.
  • El 85 % de las familias encuestadas manifestó que valora el trabajo que la escuela está haciendo en este momento para acompañar a los chicos y sólo el 19 % expresó no haber podido acompañar bien a los chicos por las exigencias de su trabajo.
  • 9 de cada 10 adultos que asumieron el rol de acompañamiento en la continuidad pedagógica son mujeres. Si se considera que también lo son 8 de cada 10 docentes, se puede afirmar que la continuidad pedagógica durante la suspensión de clases ha sido sostenida predominantemente por las mujeres.
  • En relación con la expectativa de reanudación de las clases presenciales, el 90 % de las familias manifiestan que continuarán con su escolaridad cuando se reabra las escuelas.
  • El teléfono celular fue la vía de comunicación más utilizada para los intercambios entre docentes, estudiantes y familias, en todos los niveles de enseñanza, territorios y sectores sociales.
  • Menos de la mitad de los hogares cuentan con acceso fijo de internet de buena calidad en la señal y 3 de cada 10 de hogares no tiene acceso fijo a internet: 27 % accede solo por celular y 3 % no tiene internet de ningún tipo.
  • El 53 % no cuenta con una computadora liberada para uso educativo. Además, el piso tecnológico de los hogares que asisten a escuelas del sector privado duplica al de los que asisten al sector estatal.

Trotta, afirmó: «Para nosotros la evaluación de las políticas públicas es un elemento innegociable. Tan importante como evaluar es qué hacemos con esos resultados, no pretendemos que la evaluación sea una herramienta estadística, sino que pretendemos que sea un instrumento que nos permita corregir o profundizar aquellas políticas que tenemos que desplegar con mayor convicción a partir de los distintos momentos que transita nuestro sistema educativo. Se trata de tomar decisiones informadas para desarrollar políticas públicas asertivas».

Por su parte, la secretaria de Evaluación e Información Educativa, Gabriela Diker, consideró que «el propósito consensuado en el Consejo Federal de Educación fue obtener información lo más precisa y rigurosa posible, que sea representativa a nivel nacional, provincial, por sector de gestión privado o público y por ámbito rural y urbano. Ningún sistema educativo del mundo estaba preparado para pasar a este modelo de aprendizaje en los hogares por lo que la información es fundamental para analizar una amplia multiplicidad de aspectos y recuperar el aprendizaje colectivo».

La representante de UNICEF en la Argentina, Luisa Brumana -organismo que apoyó la realización de la encuesta a hogares- agradeció el trabajo colaborativo y puntualizó: «La encuesta a hogares que visibiliza la voz de las familias y las opiniones directas de adolescentes de todo el país. Su mirada sobre la continuidad pedagógica es fundamental para detectar desafíos y nudos críticos que las políticas educativas y sociales deberán atender en los próximos meses. Escucharlos a ellos es central como parte de la agenda», y alertó especialmente sobre los chicos y chicas más vulnerables y señaló que uno de los objetivos centrales de las políticas públicas «es lograr que vuelvan pronto a las escuelas, continúen los procesos de aprendizaje y se asegure su desarrollo y bienestar».

Del anuncio participaron también Cora Steinberg, especialista de Educación de UNICEF y Andrea Bergamaschi, especialista senior en Educación del BID.

Sobre la evaluación nacional

Aprobada por el Consejo Federal de Educación, la evaluación es un relevamiento integral en el que, además de la encuesta a equipos directivos y hogares, se incluye una encuesta a 25 mil docentes que se encuentra desarrollándose y otras cuatro líneas simultáneas y complementarias, en las que se evalúan y relevan distintas dimensiones como las respuestas de los sistemas internacional, nacional y jurisdiccional sobre la educación durante el aislamiento obligatorio.

La evaluación prevé además un seguimiento de la matrícula escolar previa y posterior a la suspensión de clases presenciales. Para ello, en el marco del Sistema de Información para el monitoreo del retorno a clases presenciales, se realizarán relevamientos de información a partir de un formulario que será completado por los y las directoras y directores de las escuelas que retoman las clases presenciales en los establecimientos educativos de todo el país. Esta línea de la evaluación nacional se pone en marcha a partir del 3 de agosto, cuando comienzan las clases presenciales en algunas jurisdicciones.

El informe nacional final de la evaluación nacional, que integra y profundiza el análisis sobre la información de todas las líneas que la componen, será publicado en octubre. Al igual que en los informes preliminares, la divulgación de resultados preservará el anonimato de las y los participantes y la confidencialidad de la información relevada.

Documento Evaluación Nacional del Proceso de Continuidad Pedagógica

 

Fuente: Ministerio de Educación de la Nación